jueves, 13 de agosto de 2015

FINALES Y TÍTULOS




No voy a caer en decir que el martes pasado hemos ganado un título, porque seria faltar a la verdad,hoy viendo ya con un poco mas de perpectiva el partido vivido y todo lo que aconteció en esa final,si puedo,podemos decir,que nuestro Sevilla no ha ganado un título,nuestro Sevilla ha retumbado el martes por todos los rincones del planeta,por no decir,del universo.




Hay aficiones,aficionados,aficionadillos y otras variantes en esto de sentirse de depende que equipo seas,que siente y vive esto de una manera distinta entre si,el sevillista el martes sabe que nuestro equipo no pudo ganar un nuevo título para las vitrinas de nuestro templo,el sevillista sabe que nuestras señas de identidad empiezan a calar hondo por todos los rincones de este planeta,el jugador que aterriza aqui,ya sabe donde viene y a lo que viene.




Un proyecto acabadito de salir del horno,con jugadores que apenas habian jugado juntos tres partidos malcontados,se fajaron el martes ante el equipo actualmente a batir en el planeta,duro se le puso la cosa al equipo cule,duro hasta tal punto que otro gallo hubiera cantado si al final la pelotita hubiese acabado por ser un poco mas caprichosa y la copa se hubiese paseado por la ciudad santisima de Maria al dia siguiente,como merece ser paseada,aún Europa nos sigue debiendo una de estas y lo saben.



No fué así,no pudo ser de nuevo,pero todos pudimos ver que el caldo de cultivo elaborado en la década precedente,ha dado ya sus frutos,la madre del vino está ya hecha y solo hay que llenar el barril con el liquido cristalino de la nueva cosecha,no sé si este año los Inmobiles,Chocoplanchas,Marianos,Ramies y el resto de la nueva hornada podrán ponernos aun mas alto de donde ahora estamos,pero si sé que van a morir en el intento.




La afición sevillista lo sabe,ya no importan las tácticas,los fallos de alineación,las lesiones ni los males aquejados,aqui se juega si hace falta con una pierna escayolada y con cagaleras maltas en lo arto,porque lo que el Sevilla enseñó al mundo entero el pasado martes 11 de agosto,fué que eso del "DICEN QUE NUNCA SE RINDE" no solo es parte de la bella letra de nuestro preciado y querido don Javier Labandón,plasmada en el himno mas bello que mis pabellones auditivos han podido escuchar jamás y mi garganta gritar a los cuatro vientos.





El martes pasado,el Sevilla caló y muy hondo en todos nosotros,mas aún si cabe que nos cale ya,porque el Sevilla salió reforzado y el sevillista salió fundido con su equipo,al menos así me siento yo,no podia escribir nada terminado el choque,tenia una sensación de una impotencia contenida rebujada con un increible y permanente estado de orgullo por mis colores y por todos los que defendieron esa mágica noche tu escudo y tu indumentaria,hoy he roto ha hacerlo y os juro y os vuelvo a repetir,que para mi el mayor título es simplemente el "SER SEVILLISTA",ahora que vengan otros y lo mejoren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada