domingo, 14 de septiembre de 2014

¡NIÑO,UNA DE PESCAO EN BLANCO!



Así resumo hoy el partido que hemos podido ver en Nervión esta tarde noche,pudo incluso el pescao en blanco habersenos indigestado,pero un niño prematuro convertido en portero superacto para defender la puerta sevillista llamado Sergio Rico,impidió el engoñipe en masa para una afición sevillista de un plato que a priori es el que menos daño hace cuando andas con el vientre malo,un Getafe que hoy ha hecho menos daño que este plato tan peculiar que es el pescao en blanco,estos partidos hay que matarlos cuando están así y pasar a otra cosa,en honor a la verdad también decir que la temporada es muy larga y mientras vayamos metiendo puntos en la saca con estos equipos sea de la manera que sea,todo irá de "PUTA MADRE",lo que sucede al aficionado sevillista,es que partidos así como el de hoy se empatan por manos del demonio y echamos a Emery a los perros en un momento dao,menos mal que el desenlace fué el deseado.





Lo de siempre,pedir paciencia y ver al equipo como  poco a poco deberá ir creciendo y que si es con resultados positivos,aunque sean con partidos aburribles,ya llegarán los partidos donde tengan que fajarse de verdad con el contrario y será ahí donde de verdad tengamos que dar la medida de lo que es este año el nuevo Sevilla fútbol club,de momento estamos en zona noble y solo podemos disfrutar de eso,me acuerdo el pasado año como en esta jornada algunos aqui en la capital de Andalucia, pedian la conclusión del campeonato ¿pedirán hoy lo mismo? no voy a reirme porque seria faltarle el respeto a muchos amigos mios,pero ganas me dan de hacerlo.






¡QUE COÑO! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA,hay que vivir el momento.





¡FELIZ DOMINGO! Ahora la Europa league,nuestra competición donde defendemos título,que bién suena decir esto abiertamente a los cuatro vientos,por cierto si alguien va esta semana a Albacete,que me traiga una navaja que dicen que por allí son las que mas cortan,JAJAJAJAJAJAJAJA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada